¡Hola!

Bienvenidos y Bienvenidas a mi blog. Os presento mis libros, ''Viaje a Gruteny'', y ''A la vuelta de la esquina''
El primero es de género Fantástico, y el segundo es de género Romántico y algo Dramático.
¡Y hablar de él a vuestros amigos!
¡¡COMENTEN PLISS!!
Gracias.

Visitas

lunes, 29 de agosto de 2011

A la vuelta de la esquina-. Capítulo 3

A la mañana siguiente me desperté, también estaba agotada ya que anoche no pude dormir. Pero hoy iba a ser diferente. Tenía la esperanza de que ese día iba a ser mejor, jamás me rendiría, no. Tal como me levanté preparé todo y baje, hoy era más temprano, así no llegaría tarde.
Entonces un nombre me rondó por la cabeza, Alex. Ayer no pude aguantar cuando lo vi. Me gusta desde 1º de la ESO, y siempre he pensado que para él no existía, pero no era así. Quería verle, y tener la oportunidad de conocernos mejor, y de que el también sintiera algo por mí.
Así que cuando bajé mi madre se sorprendió de que era más temprano, mucho más que estas semanas anteriores, además vió que tenía un buen humor esta mañana. Me preguntó que era, yo mentí, le dije que era porque el curso llegaba a su fin, y estaban muy cercas las vacaciones.
Desayune, y como aún era temprano llamé a Marie, y fuí a recogerla a su casa para ir al insti. Ella también me preguntó que me pasaba hoy, que tenía un humor muy bueno. Yo le dije lo mismo que le dije a mi madre, que dentro de nada nos daban las vacaciones, y ya no había que estudiar más.
Las vacaciones de verano son las mejores sin duda alguna, y aunque las últimas semanas se hacen más pesadas debido a los exámenes, en parte es mejor, porque es la muestra de que nuestros frutos de los estudios nos dejarán libre el verano, y no habrá que estudiar.
Llegamos al instituto, con tiempo aún, así que nos dirijimos a las taquillas y cogimos las cosas para la clase de matemáticas. Después nos dirijimos al aula, y nos sentamos en nuestros sitios mientras hablabamos de los éxamenes que teniamos la semana siguiente. Al cabo de unos pocos minutos llegó el profesor de matemáticas. Y saludo a la clase, paso lista, y al ver que yo estaba en clase a tiempo, me dirigió una sonrisa y me dio la enhorabuena, que gracioso. Era uno de los profesores, tal vez el único que no me caía demasiado bien, aunque no era la única. Cada vez que Juliet, Marie y yo quedabamos en la casa de alguna de nosotras, hablabamos y criticabamos al profesor, aunque a él no era el único, sino a todos los del insti que no nos caían demasiado bien.
También hablabamos sobre quién nos gustaba, nos picaba, y esas cosas. Hacíamos un test que ponían en las revistas, y nos haciamos la manicura, como todas las chicas de nuestra edad. Siempre pasabamos un finde inolvidable, y lo seguiremos haciendo siempre. Nunca nos hemos guardado ningún secreto, confiamos en nostros, nos lo contamos todo.
Al final de la hora me despedí de Marie, ya que teniamos diferente horas. Estaba algo perdida, y me acordé que asignatura me tocaba, Latín. Entonces me puse aún más contenta al acordame de que Alex estaría allí también. Me dirigí a mi taquilla, deje las cosas de matemáticas, y cogí las de Latín. Esta clase me encanta. No solo porque Alex estaba allí, sino porque el Latín me encanta, es una de las asignaturas que no me importaban dar, ya que las clases se ma hacían amenas. Eran entretenidas, y siempre haciamos algún juego. El examen era el jueves de la semana siguiente, y aunque este tema no me salía muy bien, sabía que aprobaría.
Llegué a clase y la profesora aún no había llegado. Lo preferí, ya que así me daba timpo de repasar antes de que empezara la clase. Al poco rato llegó, y se disculpó porque había llegado algo tarde. Pero por lo menos me dio tiempo a mirarme algo del tema. Entonces comentó que haríamos un trabajo en parejas en vez de el examen. Toda la clase formó un barullo enorme, aunque todos estabamos muy contentos con la noticia. Este día iba a ser diferente me dije, y así es. Lo único era que esta vez ella haría los grupos, y entonces todos nos pusimos nerviosos haber con quién nos tocaría estar.
Fue anunciando las parejas, una por una. Yo tenía la esperanza de que me tocase con Daisy, que es una buena compañera, que se esfuerza mucho, y me cae muy bien. Pero la profesora la eligió, y no fue como mi pareja, una pena. Cuando dijo mi nombre tenía otra esperanza, que me tocase con Alex. No tuve esa suerte, me tocó con Manuel, es buen chaval, pero no hace mucho caso a los estudios como debería. A Alex le tocó con Isabella, la más antipatica de la clase, que cree que todos piensan que es maravillosa. Pero no era así ni de lejos.
Algo me llamó la atención, Alex puso cara de ''No me hagas esto porfavor'', eso me hizo gracia, y solté una risilla algo traviesa. Pero ya no había vuelta atrás, ya no tendría esa suerte. Al final de la clase cuando ibamos a salir, me pareció ver que Manuel intentaba convencer a la profesora de algo. Pero todos sabemos que no es tan fácil de convencer. Aún así lo intentaba. Me acerqué más haber si conseguía escuchar de que se trataba. Parecía que Manuel quería que le pusieran con Isabella, pero la profe se negaba. Pensé, ''¿Tan mal compañia soy?'', pero entonces caí en que a Manuel le gustaba Isabella. Ja,ja,ja. Pobre.
Pero al final la profesora dijo, ''Si trabajas bien, y con ganas, acepto''. Él le prometió trabajar como nunca lo había hecho. Y antes de que todos saliésemos de clase, ella comunicó el cambio.
Entonces anunció que Isabella estaría con Manuel, y Alex con..., ¡conmigo! No me lo podía creer, ¡porfin! Hasta a Alex, le sorprendió, pero parecía contento. Era una alegría no tener a esa pesada con él. Tanto como para Manuel, como para Alex, incluso para mí. La que no tenía demasiado buena cara era Isabella, pero se tendría que aguantar. El caso esque yo estaría con Alex, y eso merecía celebrarlo.
Al salir, de clase Alex me paró, y me preguntó cuando deberiamos quedar. Yo le dije que esta tarde me viene bien, y el dijo, que mejor mañana, que hoy tenía que hacer algunas cosas. entonces sonrió, una de esas sonrisas suyas se esbozó por su rostro. Yo le sonreí como respuesta, y le dije...
-Entonces nos vemos mañana. ¿Pero a que hora?
-¿Qué tal a las tres y cuarto?
-Perfecto.¿Pero dónde?
-En mi casa, si te parece bien.
-Claro.
Nos despedimos y nos fuimos cada uno por un sitio. En la cafetería le hablé a Marie de lo que había pasado, y se alegró mucho por mí. El resto de la mañana fue como todos los días.
Al final del colegio me fui a mi casa, dejé mis cosas y le dije a mi madre que iba a ir al hospital, para ver como se encontraba Juliet. Tenía la esperanza de que este día no empeorase y hubiese buenas noticias sobre ella.
Llegué al hospital, y cuando entré enseguida saludé a la madre de Juliet, ya que el padre y la hermana no habían llegado aún.
-¿Hay noticias hoy?
-Sí, bueno, por lo que dicen hay esperanza de que se recuperase.
-Eso es bueno, ¿no?
-Sí, pero todavía nada es seguro. No se explican como un accidente así, haya probocado algo como esto.
Después llegaron su padre y su hermana, y al cabo de un rato me fui.
Estaba contenta al saber que podría recuperarse, aunque tenía razón, es inexplicable que tal accidente haya probocado algo tan terrible.
Aquel día si cené, me duche y preparé todo, me fui a la cama. Lo único que recuerdo era que me sentía muy bien, ya que al día siguiente iba a ver a Alex.

3 comentarios:

  1. ¡Ay, espero que Juliet se recupere!
    ¡Un beso y publica prontito!

    ResponderEliminar
  2. ¡Cada vez más interesante! Muy oportuno el cambio de Manuel eh? jejeje xD
    Espero que cuando Juliet se recupere, nos expliques por qué ese accidente llevó a esos resultados si ni los médicos ven la lógica :o
    Un beso, espero un nuevo capítulo >.<

    ResponderEliminar
  3. Jajaja estoy muy contenta de que os guste, ya esta el capitulo 4!! subire el 5 prontito ^.^

    ResponderEliminar