¡Hola!

Bienvenidos y Bienvenidas a mi blog. Os presento mis libros, ''Viaje a Gruteny'', y ''A la vuelta de la esquina''
El primero es de género Fantástico, y el segundo es de género Romántico y algo Dramático.
¡Y hablar de él a vuestros amigos!
¡¡COMENTEN PLISS!!
Gracias.

Visitas

domingo, 28 de agosto de 2011

A la vuelta de la esquina-. Capítulo 2


Pipipipi, pipipipi… Era lo único que podía oír, ese sonido infernal, sonando una y otra vez, cada vez más fuerte. Me desperté gritando, como todas las mañanas. Pero era lo único que podía hacer, o lo único de lo que me creí capaz. Todas las noche rezaba con la esperanza de que Juliet pudiese recuperarse. Pero, en realidad no esperaba que fuese así de simple.
-¡Emily!¡Emily!
-¡¡Voy!!
Era mi madre, tenía que levantarme sino quería llegar tarde al instituto, otra vez. Así que fui a lavarme la cara, me vestí, y bajé para desayunar. Miré la hora, puff, que tarde, las ocho menos diez. Desayuné corriendo y cogí mis cosas, y en ese momento…
-Oye Emily, sé que te sientes mal por lo que le pasó a tu, en fin, a Juliet, pero no debes culparte, porque no hiciste nada.
-Mamá, llego tarde, hasta luego. Y así me fui corriendo al instituto, literalmente corriendo. Llegaba tarde, tardísimo. Tarde, ya había empezado la clase de matemáticas, y ahora iba a ser el centro de atención, y… no, lo odio. Otra vez.
-Hola señorita García, me alegro de que hayas pensado en acudir a clase.
La clase era un coro de risas, y yo me dirigí a mi asiento mientras miraba abajo, para que nadie pudiese ver mi cara, estaba roja, roja no, lo siguiente.
-¿Estás bien?-. Quién hablaba era Marie, es mi otra mejor amiga, ese día estaba con sus padres en la playa, y me alegro.
No estaba escuchando, estaba escribiendo, pero sin escuchar, solo pensando.
Riiiiiiiiiing
¡Porfin!, no me lo creía, ya queda menos, me dije. Cuando iba a salir de clase, justo el profesor me paró.
-¡Eh! quieta ahí, has llegado tarde otra vez, y ya van… tres semanas. ¿Sabes que significa, eso?
Estuve a punto de decirle, ”Sí, claro, pero déjeme en paz, adios”, o algo peor, pero intentaba no ganarme algo que pudiese empeorar las cosas.
-¡Significa un castigo!, así que sino te importa te espero a las 16:00 en clase.
¡No! a las 16:00 no, tenía que ir al hospital a ver a Juliet, y sin embargo me tengo que pasar la tarde en clase. Puff.
Después las clases fueron más rápidas, menos mal, pero seguía pensando en el castigo. No, podría ser, tenía que ir. Me esperaba allí, tenía que verla y saber como estaba. Pero, ¿qué podría hacer?
15:55
Me fui caminando despacio al aula, de mala gana, de muy mala gana, anoche tampoco pude dormir, asique encima estaba que me caía de sueño.
16:00
Ya estaba en el aula, y ahí estaba, el fabuloso y magnifico profe de mates.
-¡Pero si has llegado a tu hora! Enhorabuena.
¡Ahh! Ya era el colmo, tenía ganas de gritar, y dejarle medio sordo, a ver que decía de eso. Me senté lo más lejos que pude, y tuve suerte de que no dijese nada. Al menos esto acabaría a las 16:45, y ya había llamado a mi madre para decírselo, y como no, me formó una…
16:25
¿Cuánto más queda? Se me estaba haciendo eterno.
16:30
¿Solo han pasado cinco minutos?
16:44
Un minuto, solo uno más.
16:45
-¡POR FIN!-. ya está, grité, no podía más.
-Vale, vale espera, dónde vas tan deprisa. Quiero advertirte como vuelvas a llegar tar…
No podía esperar, salí antes de que acabase el discurso, y me fuí corriendo a la salida. Giré la esquina y…
-¡Ah! Ten cuidado-. dije enfadada.
-Perdona, yo…
¡No me lo podía creer! ¡Era Alex, el chico de Latín, era él!
-No, perdoname tú, no miraba por dónde iba.
-Ja, ja, ja, no pasa nada, no es el fin del mundo-. dijo él, con la sonrisa más bella que había visto en la vida.
-Eh, bueno, tengo que irme, tengo prisa…
-Vale, adios, nos vemos en clase.
Waaaaaaaaaaaaaaa! Era lo único que podía escuchar dentro de mi cabeza, Alex, Alex, Alex… Me había chocado con él… y… ¡Se me olvidaba! ¡Tengo que ir al hospital!
(Más tarde)
-Perdón por la tardanza.
-No pasa nada-.dijo la madre de Juliet.
Ella estaba igual que estás últimas tres semanas. En la misma posición, de la misma manera, en la misma cama… Lo único que cambiaba esque cada día estaba más blanca.
-¿Hay noticias?
-No, ninguna.
-Oh, vaya…
Estuve allí hasta las cinco y media, que me fuí porque tenía que estudiar para los exámenes finales.
Llegué pronto a casa, ignoré las preguntas de mi madre. Siempre me decía lo mismo, qué tal me había ido el día, si me habían entregado algún examen… y preguntas así. Yo le puse como excusa que tenía que estudiar para el examen de Latín del lunes de la semana que viene.
Subí a mi habitación y puse el ordenador por si tenía algún correo. Nada, lo de siempre, publicidad y… no, nada más.
-Emily, te has quedado dormida.
-Oh, ¿sí? estaba cansada.
-¿Quieres cenar, hija?
-No, no tengo hambre.
-¿Seguro? Te puedo dejar algo, si quieres.
-Lo que quieras mamá.
-Te traeré algo por si te entra hambre.
-Vale.
Fui la última palabra que dijo en ese día, se cambió y se metió en la cama, y después de unos minutos, se quedó dormida.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, sobre todo Alex xD Espero el próximo
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Me alegro que te guste! ¡El próximo capítulo ya está! ¡Espero que te guste! :D

    ResponderEliminar